Hombro doloroso

Y articulaciones periféricas

Este problema suele afectar entre un 4 a 7% de la población, siendo más frecuente en hombres. Su comienzo suele ser insidioso y lento. Las causas pueden ser muy diversas, pero las más frecuentes son las lesiones del tendón del músculo supraespinoso, la tendinitis de la porción larga del bíceps y el llamado síndrome subacromial.

El dolor se intensifica al levantar el brazo. Por las noches el dolor impide adoptar posiciones cómodas para dormir. Como los tendones son estructuras muy poco vascularizadas, con poca irrigación sanguínea, este tipo de lesiones no muestra ninguna tendencia a la curación espontánea, al contrario, tienden a la cronificación.

Por esto la importancia de la infiltración con ozono junto a los factores de crecimiento. La combinación de estas terapias aporta mayor riego sanguíneo, soluciona la inflamación y previene la artrosis prematura de la articulación.

Las infiltraciones se realizan bajo guía ecográfica.

Infiltración glenohumeral

Infiltración en una epicondilitis

Tendinopatía calcificada

Del manguito rotador

Ésta es una técnica ambulatoria sin cirugía, que permite al paciente eliminar restos cálcicos que han sido creados por el propio cuerpo generando un daño en la articulación o sobreuso de la misma.

El resultado es instantáneo y el paciente puede ver cómo el médico a través de la jeringa consigue aspirar el polvillo blanquecino que corresponde a la calcificación.

Los resultados son visibles de inmediato tanto en sensaciones de movimiento como en los test de imagen que se harán después del tratamiento. La tasa de éxito para recuperar la movilidad de la articulación alcanza el 95%.

Abrir chat
¿Necesitas ayuda?
Hola 👋
¿En qué podemos ayudarte?