Medicina Regenerativa

Traumatología y manejo del dolor con ozono y CFG

Bienvenidos a la sección de Traumatología y Manejo del Dolor.

En esta especialidad tratamos las enfermedades y patologías del aparato locomotor, como huesos y articulaciones, además de tendones y músculos.

Nuestra principal objetivo es brindarle una mejor calidad de vida utilizando técnicas mínimamente invasivas (sin cirugía) aplicando Concentrados de Factores de Crecimiento, Ácido Hialurónico, Colágeno y Ozono. Estos procedimientos están orientados a aliviar el dolor y restablecer la funcionalidad de los tejidos articulares haciendo volver a la persona a vivir su vida normal.

Los tejidos conectivos dañados y degenerados tienen un flujo sanguíneo disminuido, y por lo tanto mala nutrición, es importante tener en cuenta que las terminaciones nerviosas atrapadas y acumulación de desechos metabólicos aumentan el dolor y aceleran los procesos degenerativos.

Con la infiltración de Ozono y Factores de Crecimiento obtenidos del propio paciente al aplicarlo directamente en las áreas problemáticas, intentamos curar la causa del dolor músculo–esquelético crónico, revertir el daño y la degeneración del tejido conectivo causado por una lesión traumática, una lesión por movimiento repetitivo o por el proceso de envejecimiento restaurando la salud de estos tejidos comprometidos eliminando el dolor y normalizando la función de los mismos.

Gracias a su acción analgésica y antiinflamatoria la ozonoterapia intraarticular obtiene excelentes resultados tanto en el tratamiento de cualquier articulación, especialmente en hombros, en artrosis de rodilla como en el de cadera.

La disminución del dolor es notable desde las primeras sesiones de tratamiento, habiéndose establecido una media de 4 a 6 sesiones para obtener una mejoría significativa previa a la infiltración de los Concentrados de Factores de Crecimiento. El ozono prepara la articulación para el implante de estos Concentrados.

Indicaciones del CGF y el Ozono Médico

Artrosis de cualquier articulación (rodillas, hombro, cadera, codo, etc.)
Artritis reumatoidea.
Lumbalgias (dolor de espalda baja por cualquier causa excepto cáncer), cervicalgias (dolor de cuello).
Lesiones deportivas (como tendinitis / tendinosis, desgarro del manguito rotador, desgarro de LCA, menisco desgarrado, esguinces crónicos de tobillo, luxaciones crónicas de hombro, tendonesis de Aquiles, etc.).
Regulador Lesiones por uso excesivo (fascitis plantar, síndrome del túnel carpiano, texters / quilters pulgar, síndrome TMJ, artrosis de rodilla, discartrosis, etc.), espolones óseos, necrosis avascular, etc.

Las terapias con Concentrados de Factores de Crecimiento Autólogos trata de aprovechar las propiedades curativas naturales que están incluidas en la sangre para reparar el cartílago dañado, los tendones, ligamentos, músculos, o incluso, hueso.

Las infiltraciones están especialmente indicadas para tratar un proceso inflamatorio o doloroso. El objetivo es disminuir el dolor y acelerar el proceso de curación.

A través de las infiltraciones se obtiene un resultado más rápido y duradero evitando así los efectos secundarios de los medicamentos sistémicos suministrados por vía oral o intramuscular.

La ozonoterapia combinada con Factores de Crecimientos, utilizados adecuadamente por un profesional competente, ha ido convirtiéndose en un tratamiento frontero entre las terapias convencionales y las cirugías.

Abrir chat
¿Necesitas ayuda?
Hola 👋
¿En qué podemos ayudarte?